Los discursos del 13 de septiembre (2)

Dalia Argüello

En la coyuntura de la transición, nos encontramos ante un panorama de continuidad en la política y de los grupos que han regido al país en los últimos treinta años, así como de la agudización de la polarización social en todos los sentidos. Esto implica la alta probabilidad de que el discurso y la práctica historiográfica oficiales seguirán obedeciendo a la misma lógica utilitaria, racista, panfletaria y machista que ha hecho del pasado en este país un repositorio de virtudes morales y de la historia una herramienta para la homogeneización cultural y la legitimación de un grupo en el poder.

Ante esto, afirmamos que el conocimiento histórico producido y administrado por el estado no ha contribuido hasta ahora a la democratización de la sociedad. Por el contrario, las prácticas institucionales relativas a la administración del patrimonio histórico, la enseñanza de la historia y las conmemoraciones del pasado han derivado en acciones excluyentes, sujetas a intereses gremiales o particulares y motivadas por visiones mercantilistas. Por lo tanto, estamos convencidos de la relevancia y urgencia de impulsar el debate público y de participar activamente en la creación, análisis y difusión del conocimiento histórico, que nos permita promover en la sociedad modos más democráticos, incluyentes y dinámicos de construir, comprender y relacionarnos con el pasado.

En este sentido va la primera tarea para el Observatorio de Historia: proponemos elaborar un diagnóstico general de la estructura administrativa que sustenta las acciones que el estado mexicano realiza en torno de la historia. Es decir, proponemos elaborar una radiografía que, de manera esquemática, nos permita ver con claridad las funciones (y disfunciones), atribuciones y alcances de cada una de las instancias, de cada funcionario y de cada ley reguladora federal involucrada directamente con la historia, como son la Secretaría de Educación Pública, los institutos nacionales de Bellas Artes y Literatura y de Antropología e Historia, y el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes.

El objetivo de armar este rompecabezas es entender el entramado institucional que está detrás de decisiones editoriales, reformas curriculares, contratos y presupuestos, conmemoraciones cívicas y demás actividades que definen los contenidos y las formas como llega la historia a la sociedad. En la medida en que tengamos información clara sobre vacíos, traslapes y alcances legales, y vayamos poniendo nombre y apellido a quienes están y estarán encargados del asunto que nos ocupa, estaremos en mejores condiciones para proponer alternativas.

Resulta evidente, por ejemplo, que la degradación del patrimonio arquitectónico, arqueológico y cultural en todo el país tiene que ver con fallas y deficiencias en la protección legal, pero también con la corrupción y la escasa participación social en su manejo y protección. Por otro lado, la formación docente, así como la elaboración de planes de estudio y libros de texto para la enseñanza de la historia en todos los niveles, presenta rezagos y carencias que pueden explicarse a partir de la ineficacia del sistema educativo que lo regula. Por lo tanto, es indispensable conocer con detalle cómo funciona este entramado que ha sostenido la producción historiográfica del estado en los ámbitos patrimonial, educativo y de formación profesional, que tuvo una de sus más tristes manifestaciones en la celebración del bicentenario en 2010.

Con la convicción de que investigar el presente del pasado es tarea también de historiadores, desde el Observatorio de Historia extendemos una invitación a todo estudiante de licenciatura y posgrado, investigador y profesor de todos los niveles y demás interesados, para participar en esta titánica tarea. Asumimos que la investigación colectiva ampliará las posibilidades del trabajo y que la participación activa puede crear e impulsar cambios. Por ello llamamos a formar un equipo amplio y multidisciplinario con el que logremos generar este primer producto y ponerlo a disposición pública a más tardar en junio del 2013.

Para integrar los ejes de esta investigación y los equipos de trabajo, llevaremos a cabo una reunión preparatoria el jueves 4 de octubre. El lugar y la hora se publicarán con anticipación en el blog, así que esperamos contar con su asistencia y participación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s